México, un país con cada vez menos jóvenes

México atraviesa un proceso de envejecimiento poblacional que, sumado a otros rasgos demográficos, puede condicionar el futuro de su sociedad. Te contamos las causas y consecuencias.

Pensiones, productividad, salud. Son algunas de las áreas que pueden sufrir un mayor impacto si no se revierte una preocupante tendencia en el país norteamericano. “Como otras naciones de la región, estamos envejeciendo. Se calcula que para 2050 vamos a estar duplicando el número de personas mayores en nuestro país”, dijo a Sputnik el director de Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez García.

La tasa global de fecundidad pasó de 2,21 hijos en el trienio 2011-2013 a 2,07 hijos en el trienio 2015-2017, advierten datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por otra parte, la población menor de 15 años viene mostrando descensos poblacionales constantes. En 2015, un 27,5% de la población total se encontraba en dicha franja etaria, tres años después esa cifra se redujo al 25,3%.

A su vez la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica 2018 (Edadid) muestra una tasa de fecundidad de 70,6 hijos por cada 1.000 mujeres. Hace cuatro años esa medición fue de 77.

La tasa global de fecundidad entre 2006 y 2008 fue de 2,25; mientras que entre 2011 y 2013 bajó a 2,21; y ya para el período comprendido entre 2015 y 2017 se posicionó en 2,07. En los mismos períodos, los grupos etarios que más hijos tienen también fueron disminuyendo sus niveles de productividad.

“Nuestra tasa de natalidad ha ido cambiando con los años. Hace 40 años teníamos familias con seis hijos, eso se fue reduciendo. Hoy el promedio es 1,5. Hace unos cinco años los niños y niñas de cinco años y menores eran el 34% de la población, hoy son el 32%”, explicó el director.

Los datos de la Inegi corroboran su apreciación. La maternidad entre mujeres de 20 a 24 años cayó de forma sostenida, pasó de 129,4 entre 2006 y 2008 a 118,2 entre 2015 y 2017. Por su parte, el grupo de 25 a 29 años muestra la misma tendencia a la baja: de 2006-2008 la tasa es de 116,4; contra 108,8 en 2015-2017.

Algunos de los motivos que expone Pérez García para explicar el fenómeno tienen que ver con cuestiones estructurales. En primer lugar la pobreza, dijo que el 47% de las familias de México viven en esta situación. Esto forzó a las mujeres a ingresar al mercado laboral.

“Siempre en condiciones de desventaja, con salarios menores y puestos de menor jerarquía que los hombres, pero obligadas para poder aportar al ingreso de las familias. La tasa de natalidad también se reduce a causa de esta variable”, sostuvo.

Por otro lado indicó que una parte del fenómeno se explica por la efectividad de las políticas de control de natalidad y la disponibilidad de métodos anticonceptivos y de información. “El empoderamiento de las mujeres redujo la natalidad”, constató.

Las consecuencias tienen implicaciones de alto riesgo. México puede perder su bono demográfico, es decir el segmento joven de la población (18 a 25 años) con potencial para ingresar al mundo laboral y generar riqueza.

En este país se requieren 1,2 millones de empleos para atender la creciente demanda de trabajo, y lo máximo alcanzado son 800.000. Se calcula que hay 7 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan. “Llegamos a un límite donde comprometimos las pensiones”, señaló el directivo de Redim.

Como resultado hoy hay 60 personas dependientes por cada 100 en edades activas. A eso se le suman otros problemas. México es el segundo país más obeso de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, por detrás de EEUU. La entidad alerta que la población de entre 15 y 74 años del país es la que engorda a mayor ritmo a nivel mundial.

Las perspectivas en este contexto no son buenas. “Tenemos un 32% de nuestros menores con problemas de obesidad y sobrepeso, su vejez será bastante costosa en términos de salud. Es muy probable que tengamos un país de personas viejas, enfermas y pobres sin protección de salud ni pensiones”, advirtió el experto.

“No habrá fuerza de trabajo que lo pueda garantizar. Es un panorama desalentador”, concluyó.

Fuente: Sputnik News

Deja un comentario

Top