istanbul escort Lipstick kıbrıs

kayseri escort ankara escort
sex hikayeleri türk porno
Kıbrıs Escort

Defensores de Alberto

En la inevitable interna del Frente de Todos, cada quien tiene su propio círculo rojo. ¿Será él o ella?.

Faltan ciertos trámites, pero ya está instalado el Club de Defensores de Alberto Fernández, creación del círculo rojo que a veces ve lo que otros no ven y, en ocasiones, se equivoca. Esta nueva formación asociativa entiende que un sordo e inevitable litigio se alberga en la cúpula de la triunfante fórmula en las últimas PASO y, más temprano que tarde, se expondrá el conflicto de poder. Reminiscencias de Cámpora en el gobierno y Perón en la trastienda. Entonces, dominados por la teoría de las especies, empresarios y dirigentes imaginan preservarse si –en un ejercicio futuro de gestión– el primer candidato se impone a lo que representa la número dos en la fórmula, Cristina de Kirchner. En el caso de que fuera a la inversa, temen hasta por su propia seguridad.

Para justificar esta metafórica fundación del club, enumeran las enormes distinciones políticas y económicas entre la dama y el caballero, no solo porque ella tiene los votos y él, todavía, no irradia magnetismo ni despierta el rating cuando aparece en TV. Para este conjuro, la sociedad de los FF responde a un propósito electoral que, una vez alcanzado, desatará los nueve círculos infernales del Dante.

De ahí que no cesen de preguntar sobre quién de los dos habrá de gobernar realmente el país si ambos ganan los comicios del 27 y descreen de la versión ingenua de que la pareja se soporta debido a que uno es todoterreno, participante de cuanto torneo existe y la otra, una competidora solo de los grandes slams,  interesada más en el dulce privilegio del retiro que en la actividad política, en despojarse de los azotes judiciales y salvar a su familia.

Socios. Al club de Alberto lo abastece una fuente impensada: esa guardia de odiosos contrincantes a cualquier establishment que no sea el propio, otro círculo rojo de presunta naturaleza revolucionaria, que se empeña en rodear a Cristina y constituir un club a su favor, sospechando de Alberto como vicario. Se han pronunciado varios en ese sentido, son menos discretos que los otros. Una tenaza invasora para los dos candidatos que padecen el estrés de la campaña, ella lastimada por las complicaciones nerviosas de su hija y otras intrigas del palacio, él observado por cierta agitación respiratoria en algunos diálogos, sin poder adelgazar, tal vez por medicación útil para otro fin, o el desapego histórico que siempre mostró al esfuerzo físico: nunca fue avezado deportista, y jugaba de arquero en el fútbol doméstico.

El instituto Defensores de Alberto entonces agradece que se pronuncie contra el default, a favor de negociar con el FMI, el interés por las propuestas de reperfilamiento de los fondos acreedores, su negativa a una reforma constitucional, la promesa de que no habrá más impuestos o la consideración igualitaria a quienes guardan sus ahorros en el exterior o en el país. Si hasta le reconocen, en su afán por obturar la llamada grieta, haberse planteado la osadía de asistir al acto de Formosa, en el homenaje anual que se realiza a los soldados muertos por un ataque de Montoneros en los 70.

Al margen de las reparaciones, todos los votos valen y el sector militar –ya bastante reducido– es una súbita tentación para los postulantes, solo basta ver que este viernes Macri asistió a la ceremonia porteña de los asesinados soldados formoseños en Granaderos.

Hay también diferencias anecdóticas entre los Fernández reconocidas en los dos clubes: salvo excepciones, la gente de Cristina no se cruza con la de Alberto, menos se mencionan figuras de la doctora en un futuro gabinete presidencial, y se consagra a personas que casi no ha tratado o conoce (Vitobello para la AFI) u otros cuya relación se desgastó o nunca fue feliz (Scioli, casi seguro a Turismo y Deportes si no le cuadra la Embajada de Italia). En el fragor de la disputa, se recuperan tensiones atávicas, la puja turbia y nunca olvidada ante Kirchner entre el propio Alberto y Zannini, un favorito que la viuda al parecer deberá mantener en el banco de los suplentes del Ejecutivo a menos que lo intente correr hacia otro poder (postulante a la Corte Suprema, donde el año próximo habrá cambios). Nadie comenta tampoco otra curiosidad: no trasciende que el candidato y la acompañante se encuentren físicamente, ni se fotografíen juntos siquiera, se supone que disponen de extensas conversaciones telefónicas para conservar la armonía, como si fueran una dupla larga duración que no necesita verse ni advertir gestos, mohínes, ni hablar de abrazarse.

El binomio soslaya, por ejemplo, referirse a la probable relación con los Estados Unidos –clave para la administración de Macri–, en apariencia distante debido a que Alberto solo  registró más interés o simpatía por visitar a Lula y a Mujica, socialistas portugueses y españoles, o a Evo Morales. Reserva ese capítulo norteamericano para otra etapa, como el trato con Brasil, aunque se sabe que Bolsonaro estima que sobre su cabeza pesa un enemigo (Venezuela) y teme que a sus pies se constituya otro, la Argentina de los Fernández. Se obsesiona con esa idea, le transmite esa obsesión a Trump. Por lo tanto, será difícil la convivencia y, particularmente, más de uno espera que no afecte la estabilidad y continuidad del Mercosur. Y en esa escena de alto voltaje también aparece Cristina, quien suma a sus inclinaciones pasadas la novedad de otra discordia eventual por el vínculo con la no extradición de Cuba y las complicaciones de Florencia con la familia Castro y el gobierno. Moralmente, reconoce, la ex mandataria deberá devolver gentilezas por la asistencia que les brindan. Pero ni ella debe saber la naturaleza de la deuda que no tiene precio, y mucho menos sabe  la interpretación que de esos gestos realizarán Trump y Bolsonaro.

Relaciones peligrosas. Cuesta saber, en este cuadro de rencillas venideras, si habrá colaboración pacífica o guerrera de una innovación de Alberto en su posible gobierno: el género.

Como le gusta copiar a los socialistas españoles, que prometieron incluir el 50% de mujeres en el gabinete, ahora engorda la lista de funcionarios públicos de su cercanía con un contingente femenino numeroso, desconocido en otros gobiernos. Pueden llegar a una docena si se ajusta el lápiz y la información, ministras y secretarias de Estado, de Donda a Todesca, de la santafesina Bielsa a la ex diputada Vilma Ibarra, de la derrotada mendocina Sagasti (pura cepa de Cristina) a la abogada Losardo (ex socia en el estudio jurídico de Fernández junto a Alberto Iribarne, otro a incorporar). O de Tolosa Paz, que compite en La Plata y que, en caso de perder, seguramente participará del equipo, esposa del publicista de la campaña, Pepe Albistur, un amigo de Alberto que le presta el departamento de Puerto Madero.

Por Roberto García – Perfil

Deja un comentario

Top    
 
mersin escort | mersin escort bayan | mersin bayan escort | www.mersindetek.com | mersin escort | mersin escort | mersin escort
escort ankara escort bakırköy escort avcılar escort şişli escort ataköy escort bornova escort gulsuyu escort cekmeköy escort beykoz escort Antalya escort Ankara escort Banko Kupon escort ankara ankara escort escort izmir Pendik escort seks hikayeleri istanbul escort gaziantep escort beylikdüzü escort avcılar escort Ankara escort porno izmir escort kartal escort atasehir escort alsancak escort izmir escort seks videoları hardcore porno türk seks Sultanbet Giriş escort ankara

iş fikirleri