windows 10 pro office 2019 pro office 365 pro windows 10 home windows 10 enterprise office 2019 home and business office 2016 pro windows 10 education visio 2019 microsoft project 2019 microsoft project 2016 visio professional 2016 windows server 2012 windows server 2016 windows server 2019 Betriebssysteme office software windows server https://softhier.com/ instagram takipçi instagram beğeni instagram görüntüleme instagram otomatik beğeni facebook beğeni facebook sayfa beğenisi facebook takipçi twitter takipçi twitter beğeni twitter retweet youtube izlenme youtube abone instagram

Image default
Locales

Cambio de escenario para la puja de precios

Las nuevas apuestas del Gobierno para poner un freno al precio de los alimentos. El plan para el agro, los planes de Economía para 2022 y lo que se espera de la Secretaría de Feletti. Los formadores de precios en la mira y la búsqueda de nuevas herramientas para controlarlos.

La inflación y en particular el precio de los alimentos empieza a ganar espacio central en la discusión sobre la política económica oficial. El presidente de la Nación, Alberto Fernández, hizo mención en varios pasajes de la entrevista radial que dio este viernes por la mañana al tema, incluso con una alusión a las retenciones a las exportaciones que generó controversias. Desde el Ministerio de Agricultura y Ganadería se trabaja aceleradamente para la puesta en marcha del Plan de Desarrrollo Agroindustrial y Agroalimentario, para revertir la concentración agraria y darle espacio al crecimiento en escala y competitividad a la producción de alimentos a través del sistema cooperativo. A su vez, la provincia de La Rioja buscó darle visibilidad al modelo productivo para la soberanía alimentaria que aplica en su territorio, basado en la existencia de 36 empresas públicas que le dan impulso al desarrollo territorial y la inclusión social. Y habrá más novedades en los próximos días, anuncian desde bunkers políticos vinculados al gobierno. 

Es en ese marco que también debe verse la novedad del traspaso de la Secretaría de Comercio Interior a la órbita del Ministerio de Economía. Indudablemente, el objetivo es darle otra dinámica al combate contra la inflación, quizás dotando de instrumentos más efectivos a la Secretaría que seguirá comandando Roberto Feletti. Con ese cambio de enfoque, no debería sorprender una actitud más activa por parte del Estado en la cadena de producción, distribución y comercialización de alimentos, sacando del eje central a la política de acuerdos de precios con las corporaciones privadas que controlan esos eslabones.

La mudanza de Comercio Interior al Palacio de Hacienda –en términos institucionales, ya que al menos, por ahora, no habrá traslado físico de los despachos– reúne a dos personalidades relevantes del equipo económico, Martín Guzmán y Roberto Feletti. Las crónicas políticas suelen colocarlos en bandos enfrentados, pero la relación personal entre ambos es mucho más cercana de lo que reflejan esos comentarios

Pese a que Feletti funcionalmente pertenecía a la órbita del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, han sido frecuentes sus visitas al despacho del titular de Economía y más aun las consultas telefónicas. Feletti lleva una frondosa carga de experiencia por haber desempeñado cargos clave. Viceministro de Economía con Amado Boudou, luego diputado nacional y, como tal, titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, y de la Bicameral Investigadora de cuentas en el exterior, por citar sólo los cargos más relevantes que ocupó. Martín Guzmán, a su vez, además de una aquilatada experiencia académica y casi 30 duros meses como ministro, goza de la plena confianza del Presidente. 

Cada uno tiene las cualidades políticas que el otro no posee. Tendrán la oportunidad de compatiblizarlas y sumarlas. 

Los objetivos de Guzmán para 2022

El planteo que suele hacer Guzmán puertas adentro es que la prioridad de la política económica, este año, se resume en consolidar la recuperación productiva, seguir impulsando la creación de empleo, fortalecer el alza de las exportaciones y generar condiciones para una estabilidad consistente en el valor del dólar

De acuerdo a la evaluación del ministro y su equipo, los tres primeros objetivos se vienen cumpliendo bastante bien desde principios de año, y el cuarto, relativamente. Pero los acontecimientos internacionales alteraron ese sendero y trastocaron los resultados del primer trimestre, con fuerte impacto sobre la inflación y generando también alta incertidumbre en el sector externo. La caída de ingresos de sectores medios y bajos no alcanza a ser compensada con los paliativos definidos, ante el ritmo desenfrenado que adquirió la trepada inflacionaria de estos meses.

Guzmán insiste ante los suyos en que “mientras haya incertidumbre externa, no vamos a poder frenar la inflación”, lo cual justifica la prioridad que le otorga a poder alcanzar y sostener la tranquilidad cambiaria.

“El cumplimiento de las metas con el FMI (emisión monetaria y déficit fiscal) no son para el ministro lo prioritario”, aseguran cerca de Guzmán. La acumulación de reservas internacionales en el Banco Central sí, porque es uno de los pilares con que espera contar para lograr la estabilidad cambiaria.

Pero las condiciones macroeconómicas que Guzmán ansía tener para “tranquilizar la economía”, no se compadecen con las urgencias del momento. Frente a la suba incesante de precios, principalmente de los más básicos, como los alimentos, se necesitan medidas y políticas que le pongan un freno, de algún modo. Esa escalada es principalmente promovida por grupos concentrados, con control sobre insumos básicos difundidos para toda la estructura productiva, y sobre bienes de consumo que se comercializan en mercados monopólicos. 

Lo que se espera de Feletti

Aquí es donde Feletti puede hacer un aporte importante en materia de respuestas microeconómicas. 

El secretario de Comercio Interior le puso su impronta a la discusión sobre precios cuando, el 23 de marzo último, presentó en conferencia de prensa “el ranking de las empresas que más aumentaron” precios que debían estar bajo la regulación de Precios Cuidados. Enumeró a las que incumplían con precios pero también con el compromiso de abastecimiento. 

Y calificó a los aumentos de precios registrados en esas tres primeras semanas de marzo como “ataques especulativos infundados, no tolerables, porque son contra los argentinos”. “A diferencia de 2018 o 2019, hoy presentan ganancias importantes. ¡Y está bien! Nadie le pide a las grandes empresas que pierdan plata, pedimos el cumplimiento de Precios Cuidados y que no haya, por fuera de éstos, ataques especulativos”. 

Aquellas definiciones parecieron marcar un parteaguas en la política de precios del gobierno, que por primera vez señalaba con nombre y razón social a los responsables de los aumentos y, puntualmente, de un ataque especulativo. Sin embargo, esa instancia intentó superarse, una vez más, con el diseño de nuevas canastas de productos, algunos cambios en el listado y promesas de extender la regulación a todo el país que no se cumplió. La frustración volvió a dejar al desnudo la falta de herramientas de la Secretaría de Comercio para ejercer un control más efectivo, que obligara a los controlados a que cumplieran sus compromisos. 

¿Tendrá Feletti con Guzmán, los instrumentos que no tuvo bajo la órbita de Matías Kulfas? La pregunta la responderán las políticas que se exhiban en los próximos meses, o semanas. Por lo pronto, hay una coincidencia básica en el pensamiento económico y político de ambos funcionarios: se necesita más Estado, y no menos, para resolver los problemas de la economía y orientarla hacia un modelo de crecimiento sostenido y que asegure distribución e inclusión social. Y la presencia de ese Estado, para lograr la motivación política necesaria, deberá ser visible para la población y sentida por los controlados. 

Por Raúl Dellatorre – Página/12

Leave a Comment