windows 10 pro office 2019 pro office 365 pro windows 10 home windows 10 enterprise office 2019 home and business office 2016 pro windows 10 education visio 2019 microsoft project 2019 microsoft project 2016 visio professional 2016 windows server 2012 windows server 2016 windows server 2019 Betriebssysteme office software windows server https://softhier.com/ instagram takipçi instagram beğeni instagram görüntüleme instagram otomatik beğeni facebook beğeni facebook sayfa beğenisi facebook takipçi twitter takipçi twitter beğeni twitter retweet youtube izlenme youtube abone instagram

Image default
Política

Ante el estallido económico y político del gobierno de los Fernández

La renuncia del ministro que Cristina Kirchner incorporó al gobierno, bajo el patrocinio de Joseph Stiglitz, un premio Nobel ‘nacional y popular’ de Economía, ha dejado planteada la caída a término del gobierno de Alberto Fernández, e incluso en forma inmediata. Esta renuncia ha producido la implosión del acuerdo con el FMI. El gobierno de los Fernández se ha quedado sin paraguas financiero internacional – en medio, además, de una crisis financiera internacional. La cotización del peso en los mercados paralelos se disparó a 270 por dólar. Los ‘mercados’ avisaron de lo que se venía cuando detonaron una corrida contra los títulos públicos en pesos hace dos semanas. Este “mercado local de capitales” ha sido idolatrado por Cristina Kirchner como la salida a lo que llama economía “bimonetaria”. El presidente, la vice y el peronismo en su conjunto han quedado a la intemperie. Hasta el macrismo ‘destituyente’ clama ahora por un poco de calma.

Esta crisis es la traducción política de la bancarrota financiera de Argentina, que soporta una deuda impagable de 500 mil millones de dólares -todos los factores reunidos-, largamente por encima del ciento por ciento del PBI. Ocurre cuando los precios de intercambio, o sea la diferencia entre los de exportación e importación, son los más altos desde principios del siglo XX. La hipoteca de la deuda, que ha hundido en la pobreza al 70% de los trabajadores, se ha vuelto un obstáculo para la misma burguesía nacional que tiene en su cartera el 54% de las obligaciones del Estado. Argentina ha perdido por completo el financiamiento de su comercio exterior. El verdadero “déficit fiscal” es monstruoso porque, debidamente contabilizado, incluye las cuentas impagas de la deuda pública.

La burguesía local (nacional y extranjera) aboga por una salida sangrienta a la crisis (devaluación y tarifazo), pero no consigue reunir los recursos políticos -de poder-, para imponerlos. La Cámpora y sus secuaces ni se atreven a postularse como alternativa más allá del palabrerío, pues dilatan sus expectativas a octubre de 2023 y a una serie tortuosa de elecciones adelantadas en las provincias y de todas las PASO que las acompañan. Es cuestionable, incluso, que una Asamblea Legislativa elija un gobierno hasta las elecciones del año que viene, vista la fractura del parlamento. Una salida de emergencia sería adelantar las elecciones generales bajo el patrocinio de un gobierno provisional. La Vicepresidenta se ha convertido en un aprendiz (¿aprendiza? ¿aprendice?) de brujo/a.

El planteo de que Massa encabece una reorganización general del gobierno sería volver a marcar el paso en el mismo lugar, aunque debe ser la salida preferida del Departamento de Estado norteamericano. Massa está alineado con los intereses de EEUU contra China, y apoya a la OTAN más decididamente que el Presidente. Pero esta nueva ‘colisión’ de gobierno dejaría en pie la estructura del crisitinismo dentro del aparato del estado y dificultaría un nuevo acuerdo con el FMI. Massa debería debutar con una devaluación y aplicar el tarifazo, sin segmentación, que ha dejado Guzmán.

El partido Política Obrera, o sea el Partido Obrero (Tendencia), ha señalado todo este derrotero, desde que caracterizó la derrota del oficialismo en las PASO de septiembre de 2021 como una “crisis terminal”. Alberto Fernández perdió en ese momento la oportunidad de usar ‘la lapicera’, aceptando la renuncia ‘no indeclinable’ de los ministros y funcionarios del cristinismo. Careció de la estatura para establecer un gobierno bonapartista y enfrentar a la madrina de su presidencia. Ahora ha perdido todos los márgenes para seguir en el cargo.

Esta crisis política es decisiva para la clase obrera. Toda ella debe declararse en estado de alerta. Ningún protagonista político esconde que se viene el ajuste de los ajustes, después de una década de ajustes. Es la condición para recuperar la tutela financiera del FMI. En estas condiciones planteamos la convocatoria de un Congreso de luchadores y, en consecuencia, un Congreso de la clase obrera, para oponer al presente derrumbe político una salida política del mundo del trabajo (un gobierno de trabajadores) y preparar una huelga general contra las medidas mortales que se están pergeñando en las reuniones conspirativas de la quinta de Olivos, y en todos los gabinetes de las grandes corporaciones capitalistas, y en la embajada norteamericana y la Cámara de Comercio Argentino-Americana – conocida como AmCham.

Por Jorge Altamira-Política Obrera

Leave a Comment