Baires Para Todos

Hallaron una narco canoa en el río Matanza

El procedimiento, a cargo de la Justicia federal, dejó 11 detenidos y, entre ellos, había integrantes de una facción de la hinchada que semanas se mostró en un video exhibiendo armas de fuego desde un colectivo

El narcotráfico encontró en el agua un aliado para el traslado de cocaína, cuando no es posible por tierra y el aire. Tal es el caso de los narco submarinos colombianos. Salvando las distancias, en el partido bonaerense de La Matanza apareció una canoa narco que surcaba el río Matanza y bien podría rendirle honor a los ingenieros de la droga en Colombia. Ocurrió este 21 de marzo, cuando la Estación de Policía de Seguridad Departamental de la Policía de la Provincia de Buenos Aires de esa zona llevó adelante 22 allanamientos en la localidad de Gregorio de Laferrere.

El procedimiento fue ordenado por Jorge Ernesto Rodríguez, titular del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N°2 de Morón, Secretaría N°5 de Lorena Reynoso.

Los agentes detuvieron a 11 sospechosos, entre ellos, a integrantes de la barra brava del Club Social y Cultural Deportivo Laferrere, quienes semanas atrás fueron protagonistas de un video que los muestra exhibir armas de fuego desde un colectivo, hecho por el que interviene la justicia de la provincia de Buenos Aires.

Durante el operativo a cargo de Rodríguez, se secuestró de gran cantidad de armas de uso civil y de guerra, chalecos antibalas, dinero, vehículos y estupefacientes: “6.357 envoltorios pequeños de pasta base, marihuana y cocaína, 7944,6 kg de pasta base, 5282,7 kg de cocaína y 2989,88 kg de marihuana”, se informó oficialmente.

La canoa que usaban los narcos en el Río MatanzaLa canoa que usaban los narcos en el Río Matanza

La investigación se inició en enero, como consecuencia de una denuncia anónima que daba cuenta que en la calle Tafi, cerca del Río Matanza, entre las calles Calderón de la Barca y Apipe, hay una banda narco con armas, chalecos de Policía, que venden pasta base día y noche y amenazan a los vecinos de la zona.

De esta manera, se logró establecer que a la vera del Río Matanza, llegaban distintas personas para comprar la droga. Según indicaron las fuentes, los consumidores se dirigían hacia un sector de arboleda, donde eran recibidos en una primera posta por personas armadas que los revisaban e, incluso, les sacaban las vestimentas, para luego pasar a una segunda instancia donde entregaban el dinero. Luego de un momento, recibían los estupefacientes para finalmente retirarse del lugar.

Las fuentes destacaron que sobre el río existe un puente de madera precario, que une ambas márgenes, del lado investigado pertenece al partido de La Matanza, pero del lado contrario corresponde a Ezeiza y para llegar a esa altura por el lado del partido de la zona sur, deben recorrerse varios kilómetros a campo traviesa, explicaron.

En síntesis, no hay caminos ni forma de llegar en vehículos. Además, los miembros de la organización utilizaría la canoa para desplazarse sin ser detectados.

Asimismo, la actividad ilegal era realizada por varios vendedores, quienes respondían a distintas personas, existiendo además otros sujetos que vigilaban que todo se desarrolle sin riesgo para las maniobras, utilizando para ello armas de fuego. De hecho, los investigadores revelaron que, durante las vigilancias, se pudo oír detonaciones, tal como sucede en la zona de la triple frontera, surcada por el Río Paraná, en Puerto Iguazú.

La investigación permitió establecer las identidades de las personas responsables de la actividad, quienes cumplían distintos roles en la organización, desde proveedores, organizadores y vendedores; también a aquellos que pertenecen a la barra brava del club matancero.

Fuente: Infobae