Baires Para Todos

Gobernadores patagónicos vuelven a cruzar al Gobierno: “Que las provincias recuperen lo que les corresponde”

Exigen al Congreso poner los intereses de las provincias por encima de “cualquier mandato o disciplina de bloque”. También rechazaron la marcha atrás en la quita de Ganancias y la apertura de importaciones.

Los gobernadores patagónicos avanzan en la puesta en funcionamiento del bloque regional, que en el Senado hizo su primera demostración de fuerza política conjunta en el rechazo al mega DNU del presidente Javier Milei. Este lunes se reunieron con la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), lanzaron elConsejo patagónico de desarrollo económico y sentaron posición respecto de los debates que se vienen en el Congreso.

Además de rechazar la marcha atrás en la quita del Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, advirtieron sobre los riesgos que implica la apertura de importaciones para las pymes y confirmaron que aún no recibieron la nueva Ley Ómnibus que el Gobierno busca que acompañen.

“Por primera vez en mucho tiempo las provincias tenemos una centralidad política muy importante y tenemos que ser lo suficientemente inteligentes para llevarla al Congreso de la Nación”, dijo el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, presidente del bloque regional.

Tras plantear que “lejos de ser una debilidad esa atomización que hay en el Congreso, es una fortaleza como pocas veces en la historia”, advirtió que “el desafío de los legisladores nacionales es despojarse de prejuicios, de mezquindades partidarias y entender que los intereses de la nación y de las provincias tienen que estar por encima de cualquier mandato o disciplina de bloque”.

“No va a haber muchas oportunidades como esta y nadie se tiene que enojar, porque vivimos en un país federal y soberano, y el Congreso tiene que trabajar y tiene que debatir. El Congreso no es una escribanía, nadie se tiene que enojar porque alguien piense distinto a lo que dice el oficialismo. No se trata de traidores y patriotas”, agregó.

Los gobernadores patagónicos también cuestionaron a Milei por respaldar al diputado de La Libertad Avanza, José Luis Espert, que había llamado a no pagar los impuestos en la provincia de Buenos Aires. “Es un muy mal ejemplo desde un cargo público que tiene la obligación de hacer cumplir la ley platear una desobediencia de estas características. Que el Presidente inste a la gente a no pagar o a no cumplir con una ley es un hecho inaudito y grave, es algo que no se puede aceptar”, dijo el mandatario de Río Negro, Alberto Weretilneck.

Desarrollo productivo

Mientras Milei centra su agenda de gestión en la disciplina fiscal, los gobernadores patagónicos plantean un programa paralelo, con eje en el desarrollo regional y bajo la consigna de que “se sale de la crisis del desequilibrio fiscal con desarrollo y producción”, según dijo el mandatario de Tierra del Fuego, Gustavo Melella.

“Estos seis gobernadores y el resto de las regiones vamos a poner sobre la mesa esos debates que han sido relegados por muchísimo tiempo”, advirtió Torres, en el mismo sentido.

El objetivo del bloque es llevar al Congreso proyectos y propuestas que tengan por finalidad entender las asimetrías del país y las necesidades propias de cada región, para potenciar su matriz productiva y generar empleo. Creen que no es el idioma que habla el Gobierno nacional, por eso lanzaron el Consejo regional.

También buscan darle mayor relevancia al Parlamento, en contrapartida a los ataques permanentes de Milei, que lo llamó “nido de ratas”. “Hay que discutir todo, pero en el marco de la democracia el lugar es el Congreso”, remarcó el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto.

La idea de los mandatarios patagónicos es “derivar en un montón de iniciativas parlamentarias”. “Los gobernadores de distintos espacios políticos no solo nos ponemos de acuerdo en una agenda de desarrollo, sino también para actuar políticamente. No solo lo vamos a poner sobre la mesa, sino que nos vamos a poner de acuerdo para ir hacia una Argentina como la que soñamos todos, competitiva, pujante y profundamente federal”, aclaró Torres.

Además, Melella alertó que “la apertura de importaciones tiene un efecto muy negativo en las pymes” y que “se van a beneficiar cinco o seis empresas”. “Queremos pedirle al Gobierno nacional que tenga en cuenta a las pymes y desde la Patagonia queremos pedir un plan de desarrollo y de crecimiento”, agregó.

“Estamos convencidos de que el país se tiene que desarrollar por regiones y acercar diferencias y asimetrías, por eso este entendimiento productivo de la región es fundamental para regionalizar las políticas productivas”, dijo el presidente de CameAlfredo González.

Ganancias, Ley Ómnibus y DNUANANCIAS

En esa disputa por el lugar preponderante que los gobernadores quieren darle al Congreso, la Cámara de Diputados deberá tratar el mega DNU de Milei, que fue rechazado por el Senado, con el aporte de 15 de los 18 votos de los senadores de la Patagonia. Sucedió tras el revés legislativo de la Ley Ómnibus en la Cámara baja.

En Diputados, los patagónicos cuentan con 30 votos, que también podrían jugar un rol clave si no votan por bloque político de pertenencia, sino por provincia que se representan, como plantean los gobernadores. “Cada diputado fue elegido por su pueblo para que defienda sus intereses. Pero cuando el diálogo es ‘hacés lo que te digo yo o nada’, no es diálogo”, remarcó Melella.

“Lo que muchos plantean como una debilidad del Gobierno nacional, que es el poco volumen parlamentario, en realidad es una fortaleza y una oportunidad para plantear una agenda federal, tener un esquema de prioridades y aprender de los errores”, dijo Torres.

En ese contexto, uno de los proyectos de moneda de cambio que ya tiene decidido el Gobierno nacional para devolver parte de los recursos coparticipables recortados es la marcha atrás en la quita de Ganancias. “Retrotraerlo en un contexto de guarismo inflacionario como el actual, no estamos de acuerdo, estamos en contra. El Gobierno nos dijo que iba a plantear una opción superadora, pero todavía no lo vimos”, remarcó Torres.

Para el chubutense se trata de “golpear violentamente el salario en un contexto muy distinto al que se derogó” y recordó que la decisión del entonces ministro de Economía, Sergio Massa fue “en medio de una campaña” y para después “condicionar a los gobernadores”.

Otro de los temas de negociación es en torno de la nueva Ley Ómnibus. “No hubo un nuevo llamado y borrador formalmente enviado, no hay ninguno. Sí, hay puntos que se están trabajando. Si se sostiene este marco de diálogo hay muchos aspectos que se pueden avanzar”, anticipó Torres.

Weretilneck confirmó “no llegó el borrador” y que no saben “qué Ley Bases se está discutiendo”. “Cuando nos llegue podemos discutir, pero lo que no funciona es la imposición, de prepo, decir ‘te doy esto y me das esto y si no te gusta te lo saco’. Si se parte desde el agravio es muy difícil plantear el diálogo después”, dijo.

En cuanto a los debates pendientes, planteó que “si es DNU sí o no, si Ley Bases sí o no, es algo que se va a estar dando con el tiempo”.

Ziliotto fue un paso más allá y advirtió en cuanto al Pacto de Mayo que “con cumplir con la Constitución hacemos un gran pacto de los argentinos” y aclaró que aunque lo firmen los gobernadores y el Presidente “tendrá que pasar por el Congreso”.

Coparticipación

Más allá de las peleas, el trasfondo de la rebelión patagónica se sienta en los recursos coparticipables, que Mieli recortó y promete seguir recortando. En ese contexto, Ziiotto reclamó “que las provincias recuperen lo que les corresponde”.

Cumplamos primero esta coparticipación federal y vayamos a una nueva, en el marco de un federalismo fiscal, para que el Estado pueda intervenir virtuosamente en la economía. Somos un país federal, no se puede gobernar la Argentina sin las provincias”, agregó.

En cuanto a la pelea por las hidroeléctricas, Torres anticipó que “es una discusión que probablemente termine saldándose en la Justicia”.