Image default

Emilio Pérsico negocia con Máximo Kirchner la interna en La Matanza

El líder del Movimiento Evita está decido a pelear por la intendencia en el bastión más importante del peronismo.

Emilio Pérsico mantiene la candidatura de Patricia Cubría en La Matanza y negocia con Máximo Kirchner el sello del Frente de Todos de cara a las elecciones del año próximo. Para el líder del movimiento Evita, la candidatura de su esposa a la intendencia del principal distrito del Conurbano bonaerense es la punta de lanza para posicionar otros candidatos en la Primera y Tercera sección electoral.

LPO había adelantado la candidatura de Cubría en mayo, cuando carteles enormes con el rostro de La Colo aparecieron en algunos lugares estratégicos del Conurbano. En la foto, Cubria aparece sonriendo sobre un fondo verde. Su nombre en letras gigantes y una frase provocativa para el intendente Fernando Espinoza: “La renovación que La Matanza estaba esperando”.

Desde entonces, la candidatura está en pie y Pérsico busca un compromiso de Máximo para contar en las primarias del año próximo con la boleta del Frente de Todos. Eso supone una interna con Espinoza nada menos que en el bastión electoral del peronismo.

La posibilidad de la interna se da en un momento complicado para Espinoza. Se sabe que los curas villeros vienen tomando distancia del intendente. Una actitud similar mantiene la cúpula de la Iglesia católica. Además el vínculo con las cámaras empresarias e industriales no pasa por el mejor momento.

En el peronismo observan con preocupación el distrito, al punto que consideran que el momento político que atraviesa La Matanza es muy similar al de 1999, cuando Alberto Balestrini derrotó a la candidata de la Alianza, Lidia ‘Pinky’ Satragno.

La campaña de Patricia Cubría en las calles de La Matanza.

Pero Pérsico va más allá de La Matanza y apresta a otros candidatos. Uno de ellos es Agustín Balladares, funcionario de la Jefatura de Gabinete de la Nación y principal referente del Evita en Lanús.

Pérsico viene de un largo enfrentamiento con Cristina Kirchner. Años de tensión política en un vínculo que tiene algunos acercamientos y varios roces. La vicepresidenta elige a Juan Grabois como su dirigente social más cercano.

El último fue la pelea por la administración de los planes sociales. Fue una guerra de declaraciones. “Eso no es peronismo, depender de un dirigente barrial para que me de el alta o la baja de un plan”, dijo la vicepresidenta en junio en un acto de la CTA. El Movimiento Evita le contestó de inmediato: “Es incapaz de entender la realidad del trabajo en el siglo XXI”.

El Presidente respaldó a Pérsico y su postura tenía sentido: por entonces se discutía el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que el kirchnerismo rechazaba de plano.

En ese contexto, el Evita organizó un acto en la cancha de Argentinos Junios. Allí, los principales dirigentes decidieron bajarle el tono a la polémica abierta públicamente por la vicepresidenta. Luego de ese acto, Cristina envió emisarios para buscar una tregua en un hecho que permite dimensionar el poder del dirigente.

En las legislativas de 2021, Pérsico y Cubria presentaron lista para competir en la interna del Frente de Todos bajo el sello Frente Vecinal de La Matanza. Contaron con el respaldo de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Somos-Barrios de Pie, la Uocra y otros sindicatos.

Sin embargo, Espinoza -que fue candidato testimonial a primer concejal- hizo caer esa lista. Con los resultados en la mano, Cubria lanzó algunos pases de factura al intendente por esa actitud. “Si hubiera habido PASO y mayor participación, hubiéramos tenido un caudal de votos mucho mayor”, planteó después de la elección.

Fuente: LPO