Image default

Eliana Guercio se quebró en llanto al hablar de su amor con Sergio Romero

La exvedette se súper sensibilizó hablando de su relación de 14 años con el arquero. Mirá el video. 

Eliana Guercio dio una nota en Intrusos donde terminó llorando al repasar su historia de amor con Sergio Romero. El arquero dio una nota a Intrusos, el ciclo de Flor de la Ve que el martes estuvo conducido por Marcela Tauro, y al escuchar las palabras que le dedicó su esposo, la exvedette se conmovió.

“Tengo una mujer de oro que sé que no va a decir nada que no tenga que decir. Estoy más que tranquilo”, señaló el flamante arquero de Boca. “Tenemos una familia hermosa y soñada. Tenemos al gordo que nació hace 6 meses. Tenemos una familia espectacular y grande, como la soñamos desde el primer día que nos conocimos. No hay nada más que pedir en la vida”, aseguró.

“Ella es el amor de mi vida. Hago todo por ella y ella hace más por mí”, expresó Chiquito. “Nosotros estamos jugando a la pelota y ella se tuvo que bancar todas. En un país difícil, con un clima difícil. Tengo un 10. No puedo decir nada más”, asevero, haciendo que al volver del móvil se quiebre la bailarina.

Con los ojos llenos de lágrimas, Eliana habló de los prejuicios que enfrentó su relación y cómo logró sobreponerse. “Él es lo más. Estoy emocionada. Imaginate cómo no me voy a enamorar de este ser humano que sigue siendo igual que hace 14 años”, destacó la exbailarina, quien es mamá junto al deportista de ChloeMeghan, Yasmin y Luca

“Siempre tuve en claro que quería tener una familia grande. Siempre quise tener cuatro hijos y yo con tres para mí estaba terminado. Es la familia que siempre soñé. Estamos súper bendecidos y yo lo conocí cuando nadie lo conocía. Su cabeza sigue siendo la misma, nunca se la creyó”, dijo, quebrada en llanto.

“Me gusta mucho que tenga esa calidad de persona que tiene. Yo aprendí un montón de él. Él fue el que bajó la locura que tenía yo y fue quien me empezó a decir ‘qué te importa lo que digan si no es tu papá, tu mamá, tu hermano’”, afirmó, mientras la emoción le ganaba y se secaba las lágrimas. “La gente que te quiere hacer daño no puede hacerlo, solo por el hecho de querer hacerlo. Después todos esos mensajes entraron en mi cabeza”, recordó.

“Pero estar con una persona, como yo, que en esa época quería que las cosas fueran como yo quería, que no me gustaba que una chica me falte el respeto y me tome por estúpida. Él se bancó que se me acomode la cabeza y me siguió queriendo y respetando. Que pasen 14 años y siga mirándome como me mira, es relindo”, cuncluyó, a flor de piel.