Baires Para Todos

Detrás de la guerra de globos aerostáticos entre las dos Coreas hay mucho más que basura y excremento

Pyongyang y Seúl se acusan mutuamente. Manipulación psicológica en una península amenazada por un conflicto nuclear.

Las continuas amenazas nucleares de Pyongyang son solo una parte de la “Guerra Fría” que enfrenta desde hace décadas a Corea del Norte y Corea del Sur. Ahora, está más latente que nunca otra guerra, la de los globos aerostáticos que viajan entre uno y otro lado de la frontera, en ambas direcciones.

Parece un juego de niños, pero no lo es. Cada parte acusa a la otra de haber comenzado esta oleada de mensajes psicológicos que incluyen comida, música, pancartas, basura y hasta excrementos.

El último envío llegó desde el Norte. Según el ejército surcoreano, el 29 de mayo el gobierno de Kim Jong-un lanzó hacia el Sur más de 260 globos con papeles y excrementos. Hubo alerta general y las autoridades pidieron a la población mantenerse lejos por temor a un ataque biológico. Pero era solo basura.

Cuál es el origen de la guerra de los globos aerostáticos

No hay un día preciso en que haya comenzado esta “guerra”. Ocurre desde hace tiempo. Incluso, en Corea del Sur, es organizada por grupos o activistas, a veces por impulsos individuales, como el de Park Jung-oh, que lleva más de una década lanzando al mar botellas con arroz para que las mareas las arrastren a la costa norcoreana.

“Enviamos las botellas porque la gente se muere de hambre. ¿Está tan mal?”, preguntó el hombre, de 56 años, a la BBC.

Una de las botellas de arroz lanzadas desde el Sur hacia el Norte (Foto: BBC)
Una de las botellas de arroz lanzadas desde el Sur hacia el Norte (Foto: BBC)

Pero además de un kilo de arroz, cada botella contiene una USB con canciones de K-pop, videos que comparan a las dos Coreas, una copia digital de la Biblia y a veces un billete de 1 dólar.

El lanzamiento de propaganda desde el Sur hacia el Norte fue prohibido en 2020, pero la medida fue declarada inconstitucional en septiembre pasado. En los más de tres años en que estuvieron vetados, los envíos no se detuvieron, pero se llevaron a cabo en forma sigilosa.

A veces, algunos grupos solo envían propaganda contra el régimen norcoreano. O el propio gobierno de Seúl organiza transmisiones por altavoces en la frontera bilateral, dirigidas a jóvenes soldados norcoreanos.

Uno de los mensajes enviados desde el Sur al Norte contra el régimen norcoreano (Foto de archivo: AP)
Uno de los mensajes enviados desde el Sur al Norte contra el régimen norcoreano (Foto de archivo: AP)

Pero hay otra historia detrás de esos envíos. Algunos desertores norcoreanos contaron que si las autoridades comunistas encuentran a alguien en poder de películas o series surcoreanas u occidentales, música K-pop, revistas o hasta billetes de 1 un dólar, puede ser condenado a durísimas penas en campos de reeducación.

“Manipulación psicológica”

El académico estadounidense Sung-Yoon Lee, especializado en Estudios Coreanos e investigador asociado en el Korea Institute de la Universidad de Harvard, cree que Pyongyang utiliza este conflicto para desviar la atención de su política nuclear.

“Corea del Norte es competente no solo en el desarrollo de misiles balísticos, sino también en la manipulación psicológica, es decir, operaciones de propaganda y agitación contra su propia población y también contra adversarios externos”, dijo a TN.

Lee, autor del libro “The Sister” sobre la vida de Kim Yo-jong, hermana del presidente norcoreano Kim Jong-un y considerada la mujer más poderosa de Corea del Norte, dijo que “el juego de Pyongyang es culpar a Corea del Sur, Estados Unidos y Japón por todas sus acciones amenazantes y su desarrollo ilegal de armas, incluidos misiles balísticos y armas nucleares”.

Así, Corea del Norte afirma que los últimos lanzamientos de globos llenos de basura y excrementos son una ´respuesta´ a los activistas de derechos humanos surcoreanos que envían al Norte folletos anti-Kim Jong-Un, la Biblia, billetes de un dólar, medicinas y cepillos de dientes, etc. mediante globos”, comentó.

Según el analista, “Corea del Norte afirma que lo que los activistas surcoreanos están enviando al Norte es la causa fundamental de las últimas tensiones. Y que la administración del presidente surcoreano Yoon Suk-Yeol es el problema por no arrestar o bloquear a los activistas surcoreanos que critican al Norte”.

Se olvidan que existe el derecho a compartir y recibir información sin importar fronteras. Es un derecho humano universal contemplado en el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos”, afirmó.

“En resumen, prosiguió Lee, Corea del Norte está jugando un juego psicológico para utilizar la campaña de información no letal de Corea del Sur y los lanzamientos de globos no contaminados como pretexto para su próxima escalada y provocación, incluyendo inculcar en el Sur el miedo a los globos manchados con armas biológicas y químicas”.

Qué dice Corea del Norte sobre la guerra de los globos

En Corea del Norte la visión es diametralmente opuesta.

Alejandro Cao de Benós, delegado especial para el Comité de Relaciones Culturales con Países Extranjeros de Corea del Norte, conocido por ser el primer representante occidental de Pyongyang, dijo a TN que estos envíos desde el Sur “están destinados a insultar al gobierno e intentar destruir nuestro sistema, influenciando de forma cultural con música, películas y elementos extranjeros”.

“El envío de los globos con basura por parte del Norte corresponde a una respuesta a los años en que Corea del Sur está enviando ese tipo de globos con helio y cargados con todo tipo de propaganda contra la República de Corea”, afirmó.

El líder norcoreano, Kim Jong Un (KCNA/Agencia Central de Noticias de Corea via AP)
El líder norcoreano, Kim Jong Un (KCNA/Agencia Central de Noticias de Corea via AP)Por: AP

Según Cao de Benós, “esto se viene produciendo desde hace decenas de años por parte del gobierno de Corea del Sur. No ha habido una respuesta contundente hasta ahora, pero hemos llegado al límite ya”.

“Se han enviado de 600 a 700 globos, como respuesta. Pero a partir de ahora, si Corea del Sur insiste en el envío de propaganda pornográfica hacia el Norte, nuestro gobierno ha dictaminado que se enviarán 10 veces más como tantos globos se envíen desde el Sur. Cada 100 globos se responderá con 1000 globos hacia el Sur. Esa es la situación y la política que ha adoptado nuestro gobierno después de tantísimos años de aguantar este abuso que está bien documentado en la prensa surcoreana”, concluyó.

Por Marcelo Izquierdo-TN