Baires Para Todos

Después de 26 años en prisión, uno de los últimos jefes de la Camorra italiana será colaborador de la justicia

Francesco “Sandokan” Schiavone, que supo aterrorizar al país comandando al clan Casalesi, había sido detenido en 1998. La justicia lo consideraba uno de los capos más crueles. Sus hijos, también presos, ya colaboraban en los casos contra las mafias.

Francesco “Sandokan” Schiavone, uno de los más famosos jefes mafiosos italianos, se convirtió en un colaborador de la justicia después de pasar 26 años en prisión. Se trata del exjefe del clan de los Casalesi con sede en Casal di Principe, cerca de Nápoles, uno de las más poderosos de la mafia napolitana, la Camorra. Durante sus años por fuera de la ley, era considerado uno de los criminales más ricos y crueles de Europa cuando fue detenido en 1998.

Schiavone fue condenado a varias penas de cadena perpetua en el juicio “Spartacus” de 36 miembros del clan Casalesi. Su decisión de colaborar con la justicia constituye “el enésimo golpe contra la Camorra y el crimen organizado”, se felicitó Chiara Colosimo, presidenta de la comisión parlamentaria antimafia.

Schiavone y los Casalesi estuvieron implicados en ajustes de cuentas entre clanes que luchaban por el control de Casal di Principe en los años 1980 y 1990. También tenían su parte del negocio en el tráfico de drogas.

La crueldad de los Casalesi y su poder económico y político fueron relatados en “Gomorra”, el libro del periodista Roberto Saviano, que más tarde fue objeto de una película y de una serie de televisión.

Saviano se mostró escéptico el viernes sobre la posibilidad de una colaboración real de “Sandokan” con la justicia. “¿Conseguirá hacerlo sin revelar dónde está el dinero de la Camorra y sin demostrar los verdaderos vínculos con la política y el mundo de los negocios?”, se preguntó en Instagram.

Los Schiavone, una familia de arrepentidos

Varios miembros de la familia de Schiavone ya habían decidido colaborar con la justicia convirtiéndose en “pentiti” (arrepentidos). Su primo, Carmine Schiavone, empezó a hacerlo en los 90′, revelando cómo la mafia vertía en campos, pozos y lagos de la región residuos tóxicos sospechosos de haber provocado un recrudecimiento de los cánceres entre la población local

Dos de los hijos encarcelados de “Sandokan”, Nicola y Walter, comenzaron a colaborar con la justicia en 2018 y 2021, respectivamente.

Él mismo fue trasladado recientemente de una prisión del norte de Italia a la de L’Aquila. Según algunos medios de comunicación, los rumores sobre su enfermedad, destinados a explicar la mutación, son una treta para ocultar un traslado vinculado a su colaboración con la justicia.

Schiavone fue bautizado “Sandokan” debido a su vaga semejanza con el actor que encarnaba al héroe homónimo, un pirata, en una popular serie de televisión de los años 1970.