Baires Para Todos

Desde la cárcel, rompió el silencio la joven acusada de matar a su papá en Córdoba y le envió un mensaje a su familia

Irina está acusada de ser la instigadora del asesinato del arquitecto, ocurrido en diciembre de 2021. El mensaje a su familia y el pedido por su hija.

El 28 de diciembre de 2021, el arquitecto Reynaldo Flehr, de 61 años, fue encontrado amordazado y atado a una silla en su casa de la zona norte de Córdoba. Tras ello, la fiscal de instrucción Claudia Palacios detuvo a Irina Lourdes Flehr, la hija de la víctima, y a su yerno Leandro Moscarello, acusados de ser partícipes necesarios.

Ahora, la joven de 22 años rompió el silencio desde la cárcel de Bouwer y aseguró que ella no estuvo implicada en el crimen de su papá. “Quiero vivir una vida normal, creo que se ha hablado en toda la Argentina sobre este caso y se ha manchado mi nombre para el resto de mi vida”, expresó.

Del asesinato del arquitecto, ocurrido en la vivienda ubicada en avenida La Voz del Interior al 7200, también fueron detenidos, el cuñado de Irina, Samuel Moscarello y dos amigos, David Silvestre y David Suárez.

En ese contexto, ahora, la principal sospechosa de ser la instigadora del crimen sostuvo que desconoce los motivos por los que su padre fue asesinado porque “no era de meterse en ningún problema”. “Él era una persona muy buena”, insistió en diálogo con El Doce.

El arquitecto fue hallado asesinado en su vivienda. (Foto: gentileza El Doce)
El arquitecto fue hallado asesinado en su vivienda. (Foto: gentileza El Doce)

Además, habló del vínculo con su familia. “Estoy muy triste porque no tengo a nadie ya, no tengo familia directamente. Que mi propia familia me dé la espalda y piense una cosa tan fea de mí me pone mal”, remarcó. “Quisiera pedirles perdón si en algún momento pensaron eso de mí, pero no es lo que ellos creen, me gustaría tener la oportunidad de hablar con mi tía, con mi abuela, yo sé que ellas desde antes que mi papá falleciera estaban enojadas conmigo porque decían que yo lo había echado de mi casa”, sumó la detenida.

Consultada sobre esta acusación, insistió en que ella nunca corrió a Reynaldo de la casa, pero admitió que tuvieron un conflicto previo porque ella quedó embarazada. “Ese día que se enteró empezamos a tener una discusión. Estaba Leandro en el domicilio y mi papá decidió llamar a la Policía”, explicó y aclaró que tras ello los efectivos se acercaron al domicilio y le pidieron que ella y su pareja se retiren del lugar.

Luego contó que con su padre pusieron abogados para hacer la división de bienes de su madre, pero que llegaron a un acuerdo sin ir a juicio. Es por eso que negó que hayan quedado diferencias por la herencia. “Me pesa muchísimo que básicamente me ponen a mí como autora de algo que… mi papá era la única persona que tenía de mi lado, era la única de mi sangre, aparte de mi hija”, dijo con la voz quebrada y sin completar la oración.

También sostuvo que con el arquitecto tenía una relación “de padre e hija” y que la acusación que recae sobre ella le produjo un quiebre muy grande en su vida.

Desde la biblioteca de la cárcel, Irina Flehr rompió el silencio. (Foto: gentileza El Doce)
Desde la biblioteca de la cárcel, Irina Flehr rompió el silencio. (Foto: gentileza El Doce)

Ya separada del padre de su hija, Flehr aseguró que al resto de los detenidos los conocía “de vista”, que solo los vio algunas veces, pero que su ex no la dejaba juntarse con ellos y evitó responder si el resto de los detenidos fueron los responsables del ataque a su papá.

Con respecto a su relación con Moscarello, indicó que se separó “por engaños” y agregó: “Hubo plata que desapareció de mi casa. Descubrí varias infidelidades”.

“Espero que salga todo a la luz, que todo lo que tenga que decirse se diga en ese juicio y que por fin se pueda esclarecer todo esto”, insistió y aclaró que lo único que desea es volver a estar con su hija.

Sobre el final, Irina aseguró que de lo único que se arrepiente es de haber conocido a su expareja y le pidió perdón a su familia paterna por los cruces que tuvieron, muchos de ellos, inclusive, antes del crimen. “Creo que no fuimos justas ninguna de las dos partes, siento que nos tendríamos que haber dado otra oportunidad de poder hablar y conversar y resolver nuestros problemas”, consideró. “Si en algún momento fui una molestia o algo que no quisieron que fuera, lo lamento mucho y pido perdón”, añadió.

En el mensaje a la familia paterna, cerró: “Al ser madre sé que perder un hijo es lo peor que te puede pasar en la vida. Y yo perdí a un papá y fue lo peor también que me pasó, perdí básicamente todo. Comprendo el dolor que debe estar sintiendo mi abuela y mi tía, yo comprendo perfectamente todo eso, pero que no me culpen a mí por algo que no hice”.