Image default

Descubren los restos de una civilización perdida en lo profundo de la selva

Arqueólogos alemanas descubrieron yacimientos en el Amazonas; habían desarrollado avanzadas estructuras urbanística y de gestión del agua

Apartir de la utilización de rayos láser, un equipo de arqueólogos alemanes descubrió en el Amazonas boliviano los restos de una civilización que había desarrollado avanzadas técnicas de agricultura y de gestión del agua, además de complejas estructuras urbanísticas, que incluían pirámides,

Los científicos del Instituto Arqueológico alemán de Bonn publicaron los resultados de su investigación en la revista Nature. Allí, relataron que hallaron un yacimiento inmenso debajo de la densidad de la selva, que les hace suponer que se trató de una ciudad entera.

Una imagen digital del yacimiento hallado en el Amazonas boliviano.
Una imagen digital del yacimiento hallado en el Amazonas boliviano.H. Prümers / German Archaeological Institute

Según el artículo científico, la arquitectura cívica y ceremonial de los asentamientos incluía andenes escalonados, que en su cima tenía estructuras con forma de U, montículos, andenes rectangulares y pirámides cónicas, que alcanzaban los 22 metros de altura.

Los investigadores creen que se trató de los Casarabe, un pueblo que habitó la zona hasta hace al menos 1400 años, según indicaron a Live Science. El equipo alemán lanzó varios láseres desde helicópteros al vuelo para documentar el yacimiento y proceder luego a un análisis minucioso.

Los arqueólogos consideraron que la civilización “perdida” pudo haber sido bastante numerosa durante su apogeo, una teoría que derriba varias de las preconcepciones sostenidas hasta ahora. En efecto, no había registro de asentamientos en la Amazonía boliviana antes de la llegada de los españoles, según consignó National Geographic.

Según el trabajo, la civilización se adaptó rápidamente al entorno en el que residían y desarrollaron un extenso complejo urbanístico en medio de la selva. El equipo alemán destacó que los datos parten de sitios hallados en el mosaico de sabana-bosque de los Llanos de Mojos, en el suroeste del Amazonas.

Los Casarabe, explicaron los investigadores, vivieron entre los años 500 y 1400, y se expandieron a lo largo de 4500 kilómetros cuadrados. Una de las particularidades que apareció en el estudio es el pueblo logró un desarrollo urbano no invasivo con el medioambiente. El yacimiento contiene andenes escalonados e infraestructura para la gestión del agua.

Llanos de Mojos, el área donde fueron descubiertos los restos.
Llanos de Mojos, el área donde fueron descubiertos los restos.Nature

Los arqueólogos señalaron que los asentamientos descubiertos están rodeados por “bancos poligonales concéntricos clasificados”. Según expusieron, “representan nodos centrales que están conectados a sitios de menor rango por calzadas rectas y elevadas que se extienden a lo largo de varios kilómetros”. No existen datos de sitios tan complejos descritos así en aquel período.

Complejos avances

Los investigadores del Instituto Arqueológico alemán creen que el edificio encontrado en la Amazonia boliviana perteneció a un esquema de “gestión pública”. Es más, piensan que la ciudad recientemente hallada pudo haber estado “conectada con otros centros de poder prehispánicos” mediante rutas complejas que se perdieron con el tiempo.

El autor principal del estudio, Heiko Prümers, indicó que “en una hora de caminata” se puede llegar “a otro asentamiento” de la civilización. “Esa es una señal de que esta región estuvo muy densamente poblada en la época prehispánica”, razonó.

Las líneas rojas indican los recintos poligonales y las calzadas rectas que irradian desde los sitios.
Las líneas rojas indican los recintos poligonales y las calzadas rectas que irradian desde los sitios.Nature

Para Prümers, el hallazgo es muy valioso. Hasta ahora se conocía que los colonizadores españoles se habían encontrado con poblaciones aisladas en su período de conquista. No obstante, no existían datos que permitieran dar cuenta que alguno de estos pueblos desarrolló en el Amazona reservas de agua y complejos canales de distribución.

El científico alemán que lideró la investigación consignó que los Casarabe -una civilización a la que estudió por dos décadas- pudieron haber utilizado estos recursos para contener las inundaciones. Y agregó un dato llamativo. No descartó que los acueductos también sirvieran como granjas de peces.