Image default

Colombia y Venezuela se encaminan a retomar relaciones comerciales tras años de altibajos

La llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia, además de ser la primera vez que la izquierda logra el poder en la nación, sirvió para que Caracas y Bogotá retomen las relaciones diplomáticas y comerciales. En la última década, el distanciamiento de ambos países, principalmente por diferencias políticas, generó un impacto negativo en sus relaciones comerciales.

El 19 de agosto de 2015, el Gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro anunció el cierre de los pasos fronterizos entre Colombia y Venezuela bajo el argumento de “razones de seguridad”. 

La situación, que en un primer momento era de carácter temporal, generó complicaciones sociales debido a que afectó a los ciudadanos que habitan zonas fronterizas y hacen vida a ambos lados de la zona limítrofe. Por otro lado, impactó las relaciones comerciales de los dos países, afectando desde el pequeño comerciante a los empresarios y al PIB de las naciones.

Colombia y Venezuela comparten 2.219 kilómetros de frontera, con diversas características y amplias posibilidades de desarrollo en ambos lados. De igual forma, estas dos naciones, que de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuentan con una larga trayectoria en sus relaciones económicas, con mayor forma en la década de 1970, se convirtieron en principales socios comerciales. 

Las relaciones comerciales empezaron a tejerse a finales de la década de 1980, se estructuraron a mediados de 1990, con el establecimiento de, entre otras cosas, la Zona de Libre Comercio y diversos acuerdos que consolidaron las relaciones comerciales entre ambas naciones y explotaron durante la primera década del año 2000. 

Bajo el mando de Hugo Chávez en Venezuela, los intercambios comerciales se incrementaron y marcaron la mejor época. Esta situación se presentó debido a que el Gobierno venezolano gozaba de las bondades de los altos precios del petróleo.  

Entre los años 2000 y 2009, el intercambio comercial entre Venezuela y Colombia promedió los 1.793 millones de dólares, pero con un crecimiento exponencial cuando se elevó de 1.422 en 2006 hasta los 4.054 millones de dólares en 2007, sin mencionar los 5.117 millones alcanzados en 2008. 

Distancia Chávez – Uribe, comienzo de la fractura comercial 

Si bien el cierre de la frontera en el año 2015 marcó el período más abrupto en la caída de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela, en 2010 estas ya se habían visto afectadas por la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

En julio de 2010, durante una sesión especial del Consejo de Seguridad de la Organización de Estados Americanos (OEA), Colombia denunció la presunta presencia de integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio venezolano bajo el consentimiento de las autoridades. 

“No nos queda, por dignidad, sino romper totalmente las relaciones diplomáticas con la hermana Colombia y eso me produce una lágrima en el corazón. Espero que se imponga la racionalidad en la Colombia que piensa”, dijo Chávez en aquel entonces. 

Tras la acción, la comercialización entre ambos países disminuyó de 3.578 millones de dólares a 1.728 millones de dólares en los años 2009 y 2010. Luego registró una leve mejoría con cifras por debajo de los 3.000 millones de dólares, entre 2011 y 2014, hasta el cierre de la frontera en el año 2015. 

Mercados, empresarios y ciudadanos optimistas con las nuevas relaciones

La llegada al poder de Gustavo Petro marca que, por primera vez en los últimos años, Caracas y Bogotá podrán contar con gobiernos con ideologías similares, por lo que las relaciones podrían ser las mejores. 

En este sentido, las ambiciones en materia comercial son elevadas, solo basta mirar el tweet del nombrado embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, para darse cuenta del objetivo al que aspiran ambas naciones. 

“Presidente Gustavo Petro, lo sorprenderé cuando lleguemos a 10.000 millones de dólares en intercambio comercial, cuando beneficiemos a los más de 8.000.000 de colombianos que viven en la frontera. Ninguna línea imaginaria nos volverá a separar como hermanos ¡GRACIAS POR SU CONFIANZA!”, escribió Benedetti en su cuenta de Twitter. 

No obstante, y a pesar del optimismo, las cámaras que agrupan a los empresarios y diversos especialistas han mostrado cautela respecto al crecimiento del intercambio comercial. 

De acuerdo con la Cámara Colombo Venezolana (CCV), el intercambio comercial podría rondar entre 800 y 1.200 millones de dólares debido, en parte, a la situación económica actual de Venezuela, que aspira a un crecimiento positivo para 2022.

“En mucho tiempo no hablábamos de un optimismo moderado, que tenemos que ir planeando y desarrollando (…) Nos encontramos en un período de crecimiento moderado (en Venezuela) que servirá mucho para la relación bilateral”, dijo Germán Umaña, presidente ejecutivo de la CCV.

Los empresarios de ambos países sostuvieron un encuentro en la ciudad colombiana de Cúcuta, al noreste del país, donde intercambiaron puntos de vista respecto a la situación. 

“Creemos que con la apertura de los puentes entre el estado Táchira (Venezuela) y Norte de Santander (Colombia), todo ese comercio informal podría pasar a formalizarse si hay la voluntad para apoyar esa iniciativa”, dijo Luis Alberto Russián, presidente de la junta directiva de Cavecol. 


Por Luis Méndez Urich-France24 con EFE y medios locales