Baires Para Todos

Centrales sindicales francesas movilizan a la embajada argentina el 24E en solidaridad con el paro

La intersindical sindical francesa se solidarizó con la medida de fuerza convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), las dos CTA (de los Trabajadores y Autónoma) y otra gran cantidad de organizaciones políticas y sociales para el próximo 24 de enero con el fin de exigir la derogación del DNU 70 y la llamada Ley Ómnibus que impulsa el Gobierno de Javier Milei, buscando concretar por decreto una muy regresiva reforma laboral, además de otras graves iniciativas de desregulación del Estado.

Las centrales gremiales CFDT, CGT, FO, FSU, UNSA y Solidaires convocaron a una concentración frente a la embajada argentina en París el mismo 24 de enero, en solidaridad con el paro que se llevará adelante en nuestro país. En un comunicado común detallaron que el nuevo gobierno de Milei “ya está desplegando sus políticas populistas y de extrema derecha, que suponen graves amenazas para la democracia y los derechos fundamentales de los ciudadanos en Argentina, empezando por los de los trabajadores y las trabajadoras”.

En ese sentido, remarcaron que las medidas contenidas en el DNU “cuestionan los fundamentos democráticos del país, rompen con la separación de poderes y violan la Constitución argentina”, recordando que el decreto “también pretende desmantelar los servicios públicos y la protección social, con el despido ya de miles de funcionarios argentinos, e implantar una austeridad que devastará el modelo social argentino y los derechos e intereses de los trabajadores y las trabajadoras de Argentina”.

Las centrales francesas también criticaron el “protocolo destinado a criminalizar la protesta social, en particular permitiendo el uso indiscriminado de la represión estatal contra todas las formas de lucha, especialmente las de los trabajadores y las trabajadoras”. Según afirmaron, “la política de Milei atestigua la naturaleza profunda de la extrema derecha, un peligro mortal para el mundo del
trabajo, para los servicios públicos y para el medio ambiente, y un desprecio por los principios democráticos más elementales”.

EDA