Image default

Antonio Gasalla: “Me adapto a la que edad que tengo”

El capocómico habló sobre su salud y aseguró que va a ir a ver el film Más respeto que soy tu madre, cuya versión teatral lo tuvo como protagonista. Miráel video.

Supo ser el humorista estrella del mundo del espectáculo vernáculo y brilló tanto en televisión y cine como en teatro. Le dio vida a personajes entrañables como “Mamá Cora”, “Inesita”, “Flora la empleada pública”, “La nena” y “Soledad Dolores Solari”, y divirtió tanto a chicos como a adultos en clásicos como Esperando la Carroza (1985) y a través de programas de televisión propios y ajenos. Incluso, se aggiornó a los distintos momentos televisivos y aceptó ser jurado de “Bailando por un sueño” en el 2012. Hoy, a los 81 años y alejado de los flashes, Antonio Gasalla habló de su despedida.

Reacio a dar notas en la puerta de su casa, hasta donde lo suelen ir a buscarlo cada tanto de algún programa de televisión para que opine sobre los temas del momento, Gasalla se mostró bien dispuesto esta vez a responder las preguntas. Fue en diálogo con una cronista de Socios del Espectáculo, quien se acercó con la excusa de preguntarle por el estreno cinematográfico de Más respeto que soy tu madre, pieza que lo tuvo, en su versión teatral, como protagonista en dos oportunidades: entre el 2009 y el 2012 y del 2015 al 2016.

“¿Cómo estás?”, le preguntó la movilera a Gasalla, para abrir el diálogo. “Estoy bien. Tengo ciertas edades, ya a esta altura del partido, y estoy acá tratando de seguir adelante”, explicó. “Si bien esto en algún momento va a frenar, hay que seguir en la medida en que uno está preparado porque si hiciste algo adelante, si está hecho el camino, es porque por el camino caminaste”, filosofó.

Sobre el estreno del film que protagonizan Florencia Peña y Diego Peretti, el actor confesó que va a ir a ver la película. “Hay que ver relativamente las cosas que uno hizo, cuando las hizo”, repasó, y aseguró que a veces es complicado pensar la profesión porque su trabajo es hacer cosas para que a la gente le guste. Además, explicó que no le hubiese interesado estar en esta nueva producción: “Hay cosas que ya las hice”.

De a poco, Gasalla comenzó a hablar de su vida actual, lejos de los escenarios y los sets de televisión. “Yo tengo 81 años. Cuando uno empieza a armar toda esta historia es una cosa, y después empieza a ser ya la vida de uno”, analizó, y confesó que frenó hace más o menos un año y medio. Cuando la cronista le preguntó qué le gustaría hacer en el plano profesional, la respuesta del humorista fue contundente: “Me gustaría seguir viviendo. Si yo te digo que a los 81 años yo voy a seguir parado arriba de un escenario y vas a ver los gritos que voy a pegar, y qué se yo… Es decir, hay que adaptarse”, agregó entre risas.

“Tanto el público se tiene que adaptar a mí y yo me tengo que adaptar del público”, analizó, consciente de los tiempos que corren y de su realidad. Luego de enumerar las cosas que hizo -”actuar, cantar, escribir, miles de cosas”-, repasó, aseveró que hay que seguir la vida. “Y mi vida no va a ser muy larga”, disparó para cerrar la nota.

De vuelta al piso, Mariana Brey contó que si bien el capocómico no se manifestó al respecto, se enojó porque no lo invitaron a la avant premiere de Más respeto que soy tu madre.

Esta semana, Gasalla reapareció en la noche porteña. El actor fue el sábado a ver la obra de teatro Vamos a contar mentiras, protagonizada por Viviana Saccone, Marcelo De Bellis y Darío Lopilato. Muy bien dispuesto, disfrutó del espectáculo, saludó al público, aplaudió de pie a los artistas cuando el telón se bajó y los visitó luego en los camarines.

En abril, Gasalla también fue noticia pero por un triste suceso: fue víctima de una estafa millonaria y le robaron escrituras, cuadros y muebles valiosos de uno de sus departamentos en el barrio porteño de Recoleta. Así lo denunció su abogado Miguel Ángel Pierri durante una entrevista televisiva, en la que admitió, además, preocupación por su salud.

Pierri señaló en aquel momento que el humorista, de 81 años, no estaba bien de salud y no descartó que alguien se haya aprovechado de su situación de vulnerabilidad para apoderarse de documentos y objetos de alto valor que se encontraban en el edificio en el que reside sobre la calle Uriburu, según consignó al programa LAM (América).