Baires Para Todos

Alfonso Prat-Gay mostró otro indicador de la “hiperrecesión”: “Es la mayor en 20 años”

El exfuncionario de Mauricio Macri puso bajo la lupa la caída en la recaudación del impuesto al cheque para el mes de mayo; “Es la mayor en 20 años”, remarcó

El exministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, volvió a hablar de “hiperrecesión” en redes sociales y lanzó una nueva advertencia sobre el rumbo económico del gobierno de Javier Milei. A través de una publicación en X, el exfuncionario durante la gestión de Mauricio Macri hizo especial énfasis en cómo la caída de la recaudación del impuesto al cheque para el mes de mayo es un claro anticipo de que la actividad económica no crecerá por lo pronto.

La recaudación del impuesto al cheque cayó 25% real en mayo. Es la mayor caída en 20 años y hasta supera la del colapso de ventas en pandemia. Este impuesto es el que mejor anticipa los números de actividad económica que se publican 2 meses más tarde. En abril la recaudación del impuesto había amagado una pausa (en torno a -15% interanual). Por eso es tan preocupante la reaceleración de mayo”, analizó el expresidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

La primera vez que Prat-Gay habló sobre “hiperrecesión” fue el pasado 22 de mayo, mientras Javier Milei realizaba la presentación de su libro “Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásico” en el Luna Park. En un posteo que compartió también en X, luego de que el Indec informase que la economía retrocedió 8,4% en marzo y acumuló una caída del 5,3% en el primer trimestre, el economista insistió que “nunca en la historia moderna de la Argentina hubo un ajuste fiscal exitoso”.

Del riesgo de hiperinflación a la hiperrecesión. En marzo, la actividad económica cayó 8.4% y todo indica que ese no fue el peor mes. El ajuste del gasto público destruye ingresos y provoca caída en las ventas. La caída en las ventas deprime la recaudación de impuestos, lo que exige más recortes en el gasto para alcanzar las metas fiscales”, analizó el extitular de la cartera de Hacienda. Y alertó: “Esperemos que las autoridades hayan contemplado estos efectos de segunda ronda y eviten que el fenómeno se espiralice, como sucedió cuando se intentó mejorar las cuentas vía ajuste. La historia muestra que las mejoras que se sostienen son las virtuosas, no las viciosas”.

Las palabras del expresidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA) durante la gestión de Mauricio Macri estuvieron acompañadas por un pequeño fragmento de su participación en las 12° edición del Foro Económico del NOA, evento que tuvo lugar el pasado 7 de mayo. En diálogo con el periodista de LA NACION Carlos Pagni, había anticipado que “nunca en la historia económica moderna de Argentina una experiencia de ajuste fiscal exitoso”.

“Infelizmente, cuando uno mira la evolución de los ingresos y los gastos del gobierno nacional, tienen un comovimiento. Están cointegrados y correlacionados. ¿Por qué digo infelizmente? Porque la política, a lo largo de los últimos 60 años, los gastó. Y cuando hay un momento en donde se recuperan mucho los ingresos, tarde o temprano, aumenta el gasto y no terminamos de mejorar las cuentas fiscales”, explicó el economista.

“El ejemplo más claro de esto son los segundos ocho años del kirchnerismo. Las dos presidencias de Cristina KirchnerAsumió con superávit fiscal muy generoso y tiró todo eso por la borda. Como ejemplos de mejora sustantiva de las cuentas fiscales sin ajuste, tenemos el inicio de la convertibilidad y la salida de la convertibilidad, donde los números fiscales se dieron vuelta casi seis puntos, pero como consecuencia de un fuerte aumento de los ingresos”, rememoró.

En esa línea, Prat-Gay resaltó: “En todas las otras ocasiones en las que hubo un intento más o menos mancomunado y con apoyo político de ajustar las cuentas públicas, lo que terminó sucediendo es que la caída del gasto público genera una caída en la actividad económica. Esa caída en la actividad económica genera una caída en las ventas. Esa caída en las ventas genera una caída en los recursos. Y hay que volver a ajustar el gasto y entramos en un círculo vicioso”.

“Yo no sé si no estamos ahora en esa dinámica. No lo sé. El Gobierno [de Javier Milei] prende una vela, se entusiasma, vende de más cuando ve un pequeño número, porque necesita que la recuperación sea en V. Quizás porque entiende que es lo que yo estoy diciendo ahora”, concluyó.